Conócenos

DISEÑOS

La relación de la denominada “cláusula de reparación” con el derecho comunitario de marcas

Por Joaquín Rovira

  • Imprimir

1.  Hechos.

La cuestión prejudicial se plantea al hilo de un nuevo enfrentamiento entre dos segmentos históricamente enfrentados, el de los fabricantes de automóviles y el de los fabricantes de piezas de recambios para automóviles. En este caso, la disputa se produce entre la multinacional estadounidense Ford Motor Company y el fabricante italiano de piezas de recambios Wheeltrims, que es demandado por la estadounidense ante el Tribunale di Torino por la comercialización de unos tapacubos en los que figura sin autorización la marca gráfica registrada por Ford. 

                        


Por un lado, Ford Motor Company alega que dicha conducta constituye una infracción de marca y que, en todo caso, no se ve justificada por las excepciones que contempla al respecto la normativa comunitaria (art. 12 del Reglamento 207/2009) en la medida que la inclusión de la marca FORD en los mencionados tapacubos no es necesaria para indicar el destino de las piezas ni para asegurar tampoco otras funciones descriptivas.

Por el contrario, la demandada defiende su derecho a reproducir las piezas de recambio de un producto complejo, marcas incluidas, sin autorización del titular de los derechos, con base a la denominada “cláusula de reparación” prevista en el art. 14 de la Directiva 98/71/CE sobre dibujos y modelos y el art. 110 del Reglamento 6/2002, según la cual no se prohíbe el uso por terceros de piezas destinadas a reparar un producto complejo si es para devolverle su apariencia inicial. 

El Tribunale di Torino considera que el comportamiento de la demandada constituye una infracción de marca a la luz de la normativa marcaria, si bien, le surgen serias dudas sobre si la citada “cláusula de reparación” prevista para dibujos y modelos repercute también en la protección conferida por las marcas. Así pues, suspende el proceso y plantea la oportuna cuestión prejudicial ante el TJ en relación a si cabe interpretar que dicha cláusula suponga también un límite al derecho de marcas para aquellos casos en los que el uso de una determinada marca constituya el único medio para restablecer por completo la apariencia inicial de un producto complejo.

2.  Pronunciamientos.

Pues bien, partiendo de la base de que la Directiva 98/71 y el Reglamento 6/2002 tan sólo establecen limitaciones con respecto a la protección relativa a los dibujos y modelos, sin referirse a la protección relativa a las marcas, y que de los propios textos normativos se puede desprender que dichas limitaciones se aplican sin perjuicio de otras disposiciones de Derecho comunitario o de los Estados miembros, y en concreto, de la normativa marcaria, el TJ concluye en su auto de fecha 6 de octubre de 2015, que el art. 14 de la Directiva 98/71 y el art. 110 del Reglamento 6/2002, por los que se regula la llamada “cláusula de reparación”, no constituyen ninguna excepción al derecho de marcas y, en consecuencia, no autorizan a los fabricantes de piezas de reparación a incluir en dichas piezas un signo idéntico a una marca registrada sin el consentimiento de su titular con base al argumento de que dicho uso es necesario para devolver la apariencia inicial al producto complejo.

3. Comentario.

Esta decisión del TJ supone una importante victoria para los fabricantes de productos complejos en su guerra constante contra los fabricantes de piezas de repuesto. Cabe recordar que la primera disputa entre ambos segmentos se produjo en territorio marcario, en relación a cuál era el ámbito de la excepción del art. 6.1 de la Directiva 89/104/CEE (caso Gillette) relativo al uso de una marca ajena cuando fuera necesario para indicar el destino de las piezas de recambio, y aquello se resolvió con una interpretación restrictiva, estableciendo que el uso de una marca ajena se consideraba necesario cuando no hubiese otra manera de transmitir al público dicha información.

En esta nueva batalla, el TJ opta una vez más por una interpretación restrictiva basada en la literalidad de la norma y fija una nueva línea roja en la protección de los derechos de propiedad industrial, en este caso, negando la posibilidad de que los fabricantes de piezas de repuesto puedan recurrir a la “cláusula de reparación” para utilizar las marcas de los fabricantes de productos complejos sin su autorización bajo la justificación de que dicho uso tenga por finalidad restituir completamente la apariencia inicial del producto.

(Fuente de la información: ANUARIO ELZABURU 2015, recopilatorio de comentarios de jurisprudencia europea en materia de Derecho de Propiedad Industrial e Intelectual que realiza Elzaburu).  

Documento citado: 

-Reglamento Nº 207/2009 del Consejo de 26 de febrero de 2009 sobre la marca comunitaria.

-Directiva 98/71/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 13 de octubre de 1998, sobre la protección jurídica de los dibujos y modelos.

-Reglamento (CE) nº 6/2002 del Consejo, de 12 de diciembre de 2001, sobre los dibujos y modelos comunitarios


ENGLISH VERSION 

The relationship between the so-called “repair clause” and Community trademark law. Order of the Court of Justice of 6 October 2015, Ford Motor (C-500/14).

1. Background.

This reference for a preliminary ruling arose in connection with a fresh clash between two age-old adversaries, namely, automobile manufacturers and the manufacturers of spare automobile parts. In this case, the dispute concerned the US multinational Ford Motor Company and the Italian spare parts manufacturer Wheeltrims, which was sued by the former before the Tribunale di Torino for marketing wheel trims displaying Ford’s figurative trademark registration without consent. 


                                     


Ford Motor Company argued that such conduct constituted trademark infringement, which was not justified by the exceptions provided for in EU law (Art. 12 of Regulation 207/2009), since the inclusion of the FORD trademark on the wheel trims in question was not necessary in order to indicate the intended purpose of the parts or to guarantee other descriptive functions.

The defendant contended that it was entitled to manufacture spare parts of a complex product, trademarks included, without the rightholder’s consent, under the “repair clause” provided for in Art. 14 of Directive 98/71/EC on the legal protection of designs and Art. 110 of Regulation 6/2002, according to which third-party use of parts intended for the repair of a complex product shall not be prohibited if such use is for the purpose of restoring the original appearance of that product.

The Tribunale di Torino considered that the defendant’s conduct constituted trademark infringement in light of trademark legislation. However, it had serious doubts as to whether the aforementioned “repair clause” that was established for designs also affected the protection conferred by trademarks. It therefore stayed the proceedings and made a reference for a preliminary ruling to the CJ regarding whether that clause could also be interpreted as constituting a limitation on the trademark right in cases where the use of a certain trademark is the only means by which to completely restore the original appearance of a complex product.

2. Findings.

Based on the fact that Directive 98/71 and Regulation 6/2002 only establish limitations concerning design protection and do not refer to trademark protection, and that it can be inferred from those provisions that such limitations are applicable without prejudice to other provisions of EU law or of the laws of the Member States, in particular, trademark law, the CJ concluded in its Order of 6 October 2015 that Art. 14 of Directive 98/71 and Art. 110 of Regulation 6/2002, regulating the “repair clause”, do not constitute an exception to trademark law. Accordingly, they do not entitle spare parts manufacturers to affix a sign that is identical to a registered trademark to the parts without the consent of the rightholder on the grounds that such use is necessary in order to restore the original appearance of the complex product.

3. Remarks.

This decision by the CJ is an important victory for the manufacturers of complex products in their constant war against spare parts manufacturers. The first dispute between those two market segments was waged on trademark terrain and concerned the scope of the exception contained in Art. 6.1 of Directive 89/104/EEC (Gillette) regarding the use of a third party’s trademark when such use was necessary in order to indicate the intended purpose of the spare parts. That case was resolved on the basis of a strict interpretation of the pertinent legal provisions, where it was established that the use of a third-party trademark was considered necessary when there was no other way of conveying the information in question to the public.

In this new battle, the CJ has once again opted for a strict interpretation based on the letter of the law and established a new red line in IPR protection, in this case preventing spare parts manufacturers from being able to rely on the “repair clause” in order to make unauthorised use of trademarks belonging to complex products manufacturers on the grounds that such use is for the purpose of completely restoring the product’s original appearance.


Lefebvre - EL Derecho no comparte necesariamente ni se responsabiliza de las opiniones expresadas por los autores o colaboradores de esta publicación

Widgets Magazine

Comentarios jurisprudenciales

CASE STUDY & MASTER CLASS

ENTREVISTAS

GESTIÓN DE DESPACHOS

feedburner

Reciba LAW & TIC de forma gratuita.

REDES SOCIALES & ABOGADOS

  • Medición de resultados: Google Analytics y los factores a tener en cuenta

    Analizar resultados de nuestro bufete de abogados virtual es una tarea que hemos de realizar con una periodicidad fija para saber cuál es el siguiente paso. Internet nos ofrece diversas herramientas que nos facilitarán estas tareas, entre las que destaca Google Analytics, y que nos ayudaran a medir nuestro trabajo y nuestros resultados.

  • 10 Claves para mejorar el Posicionamiento de tu despacho virtual

    Conoce las 10 acciones que nos ayudarán con el SEO, para conseguir colocar nuestro despacho de abogados en la mejor posición posible en Internet y Redes Sociales, obtener una mayor visibilidad y un crecimiento óptimo de nuestro negocio, logrando así nuestro objetivo principal: conseguir clientes en RRSS. 

Pablo García Mexía

Abogado, Cofundador de Syntagma, Centro de estudios estratégicos.

1

Carlos Pérez Sanz

Socio del área de Information Technology y Compliance de ECIJA.

1

Raúl Rubio

Partner, Information Technology & Communications Baker & McKenzie

1

COLABORA CON NOSOTROS

Colabora

Envianos un artículo sobre nuevas tecnologías aplicadas al ámbito jurídico

Colaborar

Enviar Artículo

He leído y acepto las condiciones de la Política de Privacidad y el Aviso Legal

(*) Campos obligatorios

Atención al cliente: De lunes a viernes de 9 a 20 horas ininterrumpidamente. Tel 902 44 33 55 Fax. 915 78 16 17