El Derecho

Conócenos

INTERNET

Talento TIC: La protección del Programa de Ordenador

Por Maitane Valdecantos Flores

Abogada-Economista. Responsable del Área de Propiedad Intelectual e Industrial, y derecho de las Tecnologías de la Información y la Comunicación de Eurotax Abogados.

  • Imprimir

El avance informático producido en el último tercio del siglo XX supuso que los programas de ordenador adquiriesen una relevancia que no se preveía, habida cuenta que el software inicialmente se comercializaba como un elemento conexo del hardware sin que fuese objeto de una explotación económica independiente.

Desde el momento en que dichos programas tienen sustantividad propia, se pone de manifiesto la importancia de regular su comercialización autónoma, a través de la vinculación a una institución que permitiese el reconocimiento jurídico de dicha creación,  el aprovechamiento lucrativo de la obra y el impedimento de la explotación por quien no estuviese autorizado para ello.

Así, tanto en nuestra legislación nacional como en los textos internacionales de los que España forma parte, se ha optado por considerar estos programas como una obra objeto de protección a través del derecho de autor, siempre que cumpla los requisitos que para ello se exigen.  

    1.- Especialidad del objeto protegido

      La protección otorgada a los programas de ordenador, se ha considerado una propiedad especial en cuanto a su objeto, de la que se derivan una serie de derechos o facultades, tanto desde el punto de vista moral como desde el punto de vista patrimonial.

      El TRLPI conceptúa el término de programa de ordenador, en su artículo 96, como “toda secuencia de instrucciones o indicaciones destinadas a ser utilizadas, directa o indirectamente, en un sistema informático para realizar una función o una tarea para obtener un resultado determinado, cualquiera que fuere su forma de expresión y fijación.”

      La amplitud de dicho concepto viene determinada fundamentalmente por el propósito de evitar que se plasmase una definición que llegase a quedar obsoleta ante los presumibles y continuos avances tecnológicos.

      Para concretar, en parte, la genérica definición, recoge igualmente la Ley que la protección se extiende a la documentación preparatoria, a la documentación técnica y los manuales de uso, y a cualesquiera versiones sucesivas del programa así como a los programas derivados.

      Por el contrario, no gozarán de dicha protección, los virus y otros programas que tengan por finalidad ocasionar efectos nocivos a un sistema informático, ni  las ideas y principios en los que se base cualquiera de los elementos de un programa de ordenador, incluidos los que sirven de fundamento a sus interfaces.

        2.- Requisitos para su protección

            La protección del derecho de autor, sólo tendrá lugar si el programa resulta ser original (creación intelectual propia de su autor) expresada por cualquier medio o soporte, tangible o intangible, conocido o por conocer.

            Respecto a la originalidad de la obra, la Directiva Europea transpuesta, descarta expresamente que se utilicen criterios cualitativos o relativos al mero valor estético del programa.

            Por tanto, el software que cumpla dichos requisitos, gozará del amparo y garantías del derecho de autor, sea cual fuere la funcionalidad del mismo (de aplicación y periférica, o de aplicación), y quedando bajo dicha protección tanto el código fuente como el objeto, ya que estaríamos siempre ante el mismo programa, pero con un lenguaje o código distinto.

            3.- Los derechos morales de los autores de programas de ordenador

                Como los creadores de todas las obras protegidas que se regulan en la Ley de Propiedad Intelectual, los autores de programas de ordenador, ostentan derechos de explotación y derechos morales sobre sus creaciones.

                Si bien el legislador ha querido atender a las características de la obra creada, para establecer una reglamentación especial dentro del derecho de autor respecto a los programas de ordenador, en los preceptos que la componen, no se establece regulación alguna de los derechos morales, por lo que, se aplicarán los genéricos recogidos en el artículo 14 LPI, si bien, para su eficacia y el alcance de su contenido, habrá que estarse a las características propias de dicha creación.

                  4.- Los derechos de explotación sobre los programas de ordenador

                  A diferencia de lo aducido respecto de los derechos morales del autor, la LPI sí recoge una marco regulatorio propio de los derechos patrimoniales o económicos con respecto a los programas de ordenador, precisamente, por la especificidad del objeto de protección.  

                  a) El derecho de reproducción

                  A través de la protección de esta facultad, se reconoce al titular el derecho a realizar o autorizar la reproducción total o parcial, incluso para uso personal, de un programa de ordenador, por cualquier medio y bajo cualquier forma ya fuere permanente o transitoria.

                  Dado el carácter fácilmente reproducible de este tipo de obras, el uso en cualquier forma de un programa, debe contar con la autorización del titular.

                  b) El derecho de transformación

                  A través de la protección de esta facultad, se reconoce al titular, el derecho a realizar o autorizar la traducción, adaptación, arreglo o cualquier otra transformación de un programa de ordenador y la reproducción de los resultados de tales actos, sin perjuicio de los derechos de quien transforme el programa de ordenador.

                  Por tanto, corresponderá al titular, el derecho de autorizar las versiones sucesivas del programa o las transformaciones que resultasen precisas para adaptar el programa original a las necesidades del usuario legítimo del mismo.

                  No obstante, se admitirá la transformación sin autorización por parte de su titular cuando adquirido lícitamente un programa, éste no fuese compatible con el sistema operativo que utiliza el usuario y se hiciesen sobre el programa las transformaciones y adaptaciones necesarias para garantizar la interoperabilidad.

                  c) El derecho de distribución

                  A través de la protección de esta facultad, se reconoce al titular el derecho a realizar o autorizar cualquier forma de distribución pública del programa, es decir, su comercialización o puesta a disposición del público a través de soportes tangibles, incluyendo el alquiler del programa original o de sus copias

                  d) El derecho de comunicación pública

                  El TRLPI no hace mención expresa a esta facultad de explotación respecto de los programas de ordenador. Ello trae causa en que la amplitud de los supuestos previstos para la reproducción y la consiguiente exigencia de autorización, supone que no pueda concebirse la comunicación pública de un programa sin que se produzca necesariamente su reproducción.

                  No obstante, se viene considerando comunicación pública, la puesta a disposición del público, a través de Internet, o de redes intranet, facilitándose las descargas.

                    5.- Límites legales a los derechos de explotación

                        A pesar de las amplias facultades cuasimonopolísticas que reconoce la Ley a los autores de Programas de Ordenador, marca también una serie de supuestos que actúan como límites legales a los derechos de explotación, y que no necesitarían autorización, que son:

                        a) La reproducción o transformación, incluida la corrección de errores, que resulten necesarios para su utilización con arreglo a su finalidad por parte del usuario legítimo.

                        b) La realización de copia de seguridad o salvaguarda del programa.

                        c) La llamada ingeniería inversa: Examen funcional de las ideas y fundamentos del programa para poder comprobar los aspectos precisos a fin de llevar a cabo aquellas tareas.

                        d) La realización de versiones sucesivas: No podrá oponerse el autor, a que el cesionario realice o autorice la realización de versiones sucesivas de su programa ni de programas derivados del mismo, salvo pacto en contra.

                        e) La descompilación e interoperabilidad: El usuario legítimo podrá realizar en él los actos de reproducción y transformación que sean indispensables para obtener la interoperabilidad del programa en relación con determinadas situaciones, límites y objetivos. Los supuestos de descompilación no podrán ser interpretados de manera que su aplicación perjudique de forma injustificada los legítimos intereses del titular de los derechos.

                        f) Las limitaciones genéricas de los artículos 31 a 40 deberán valorarse, en cada caso, porque algunos supuestos, son de muy difícil aplicación.

                        g) El límite temporal: El plazo de protección, es el de la vida del autor más 70 años después de su muerte o declaración de fallecimiento. En caso de obra en colaboración, el cómputo de los 70 años, se iniciará con el fallecimiento del último de los autores. Si la titularidad pertenece a una persona jurídica, la duración será de 70 años desde el 1 de enero del año siguiente al de su divulgación.

                          6.-  Especificidad de ciertos tipos de autoría y repercusión en la atribución de derechos

                          La Ley de Propiedad Intelectual, parte como principio general, de que el autor es siempre una persona física, pero a su vez, favorece la atribución de la condición de autor del programa de ordenador a las personas jurídicas.

                          Por tanto, será considerado autor del programa de ordenador la persona o grupo de personas naturales que lo hayan creado; o, en su caso, la persona jurídica que sea contemplada como titular de los derechos de autor en los supuestos expresamente previstos por el TRLPI.

                          No olvidando cada uno de los tipos de obras en función de su autoría, merecen ser traídos a colación dos supuestos especiales de regulación que, adquieren por ello relevancia y que serían:

                          a) Autoría en el marco de un arrendamiento de obra: Se trataría del encargo de la creación de un programa con su posterior implantación, en determinadas condiciones de operatividad para los cometidos, áreas o tareas que interesan al cliente.

                          Se mantienen en todo caso a favor del creador los derechos morales, dada su indisponibilidad, limitándose por tanto, la propiedad del comitente respecto al soporte (tangible o intangible) en que se hubiese exteriorizado dicha creación intelectual y sus facultades de explotación.

                          b) Autoría en el marco de una relación laboral: Cuando un trabajador asalariado cree un programa de ordenador en el ejercicio de las funciones que le han sido confiadas o siguiendo las instrucciones de su empresario, la titularidad de los derechos de explotación correspondientes al programa de ordenador, así creado, tanto el código fuente como el código objeto, corresponderán exclusivamente al empresario, salvo pacto en contrario.

                          Además, se genera una presunción de que autoriza al empresario la realización de versiones sucesivas del mismo, salvo que esta facultad hubiera sido descartada con pacto en contra.

                            7.-  Interacción con la protección mediante patentes

                            La Ley de patentes 11/1986 establece que no pueden protegerse los programas de ordenador como tales al no tratarse de invenciones de aplicación industrial.

                            Están excluidos de la protección del Derecho de patentes porque se considera que no son invenciones en el sentido que exige la Ley, ya que una invención debe constituir la solución a un problema técnico.

                            No obstante, cuando la ejecución de un programa de ordenador produce efectos técnicos, puede formar parte de una invención patentable, de modo que el programa sea un elemento integrado dentro del objeto sobre el que recae la patente, siempre y cuando, se cumplan los requisitos de patentabilidad de las invenciones, que son: que sea una invención nueva, que implique actividad inventiva y  susceptibles de aplicación industrial.

                            En la protección de invenciones implementadas por ordenador a través de patente, por su parte, resulta clave el código objeto.

                            8.- Protección del diseño de interfaces gráficas e iconos a través de diseños industriales

                              Entre los diferentes productos creativos generados por la industria TIC, existen una serie de creaciones caracterizadas especialmente por su configuración estética. Se trata de productos cuya forma no está diseñada con la finalidad de mejorar la utilidad  del producto, sino con la de hacerlo más atractivo para el mercado.

                              El diseño de las interfaces gráficas o los iconos que se presentan en los ordenadores, teléfonos móviles o tabletas, pueden protegerse como diseños industriales a través de su registro en la Oficina que corresponda, siendo la competente a nivel nacional, la OEPM .

                              Para que la Oficina proceda a registrar el diseño, es necesario que sea nuevo y que posea carácter singular (que la impresión general de un usuario informado difiera de la producida por cualquier otro diseño).

                                9.- Conclusión

                                  Los creadores dentro de la llamada “Industria TIC”, han de conocer los derechos que les asisten, tanto para su propia protección como para la elaboración jurídicamente segura de programas de ordenador.

                                  Para ello, se aconseja la adopción de una serie de medidas elementales, dirigidas a evitar infracciones de derechos de terceros, y problemáticas propias, que son:

                                  a) Utilizar herramientas informáticas licenciadas para el uso lucrativo, en caso de que sea éste el uso que pretenda darse a la creación.

                                  b) En caso de que se quieran incluir en el programa elementos preexistentes elaborados por terceros, obtener por éstos las correspondientes licencias.

                                  c) Organizar la atribución de derechos de Propiedad Intelectual entre todos los autores que intervengan en la creación del programa.

                                  La observancia de dichas precauciones mínimas, favorecerán la explotación pacífica de la obra creada.

                                  Lefebvre - EL Derecho no comparte necesariamente ni se responsabiliza de las opiniones expresadas por los autores o colaboradores de esta publicación

                                  Widgets Magazine

                                  Comentarios jurisprudenciales

                                  CASE STUDY & MASTER CLASS

                                  LOPD EN DESPACHOS DE ABOGADOS

                                  • Caso práctico: absorción o adquisición del despacho por otra entidad

                                    Tanto el despacho como persona jurídica, como los integrantes del mismo, los terceros a los que se ceden esos datos, y aquellos que prestan servicios al despacho y tienen acceso a datos de carácter personal, están obligados al secreto y al deber de guardar esos datos, 

                                  • Caso práctico: Lexnet

                                    El consentimiento para la comunicación de los datos de carácter personal a un tercero será nulo cuando la información que se facilite al interesado no le permita conocer la finalidad a que se destinarán los datos cuya comunicación se autoriza, o el tipo de actividad de aquel a quien se pretenden comunicar.

                                  • Caso práctico: almacenamiento de información

                                    Como decimoctava entrega de la serie de artículos sobre protección de datos personales en los bufetes de abogados, hoy les mostraré un caso práctico sobre almacenamiento de información personal y las ventajas del despacho digital.

                                  ebook gratuito

                                  ENTREVISTAS

                                  GESTIÓN DE DESPACHOS

                                  • ¿Por qué es importante implementar el marketing en una empresa de servicios jurídicos?

                                    Hoy en día, el mercado legal está inmerso en una etapa de dinamismo que se está llevando a cabo a través de numerosas integraciones y/o fusiones entre despachos de diferente perfil que lo que buscan es crear una marca más sólida con la que poder prestar un servicio más completo a sus clientes.

                                  • La web y el blog, primeras piedras del camino hacia el posicionamiento SEO

                                    ¿Recuerdas cuando captar clientes se reducía al ‘boca a oreja’ y al prestigio del despacho? ¿Todo iba mucho más rodado, ¿verdad? ¿Cuál es el motivo por el que ahora ya no es tan fácil? Muy sencillo: se ha constituido un nuevo canal de captación que aún tiene mucho potencial: internet, la web y Google, el mayor canal de información y búsqueda de contenidos de España.

                                  REDES SOCIALES & ABOGADOS

                                  • Internet y Redes Sociales para despachos de abogados: una exigencia necesaria

                                    ¿Por qué es importante que los despachos de abogados entren en la dinámica de las redes sociales e Internet? ¿Cómo puede afectar a un bufete el estar o no en el mundo digital? ¿Qué es lo que quieren tus futuros clientes de su abogado? El mundo se ha digitalizado y los abogados no pueden quedarse atrás.

                                  COLABORA CON NOSOTROS

                                  Colabora

                                  Envianos un artículo sobre nuevas tecnologías aplicadas al ámbito jurídico

                                  Colaborar

                                  Enviar Artículo

                                  He leído y acepto las condiciones de la Política de Privacidad y el Aviso Legal

                                  (*) Campos obligatorios

                                  Pablo García Mexía

                                  Abogado, Cofundador de Syntagma, Centro de estudios estratégicos.

                                  1

                                  Carlos Pérez Sanz

                                  Socio del área de Information Technology y Compliance de ECIJA.

                                  1

                                  Raúl Rubio

                                  Partner, Information Technology & Communications Baker & McKenzie

                                  1

                                  Govertis incorpora a Francisco González-Calero como Legal and Privacy Advisory Leader

                                  Sus funciones principales serán la formación de Delegados de Protección de Datos y la participación en proyectos de adaptación al Reglamento Europeo de Protección de Datos.

                                  AirHelp incorpora su primer AI lawyer, abogado con Inteligencia Artificial, para gestionar las reclamaciones por retraso de vuelos

                                  El lanzamiento de Lara optimizará las capacidades legales de la compañía permitiendo el crecimiento de sus servicios legales y su expansión en este mercado

                                  La aplicación I-pobles” se implementa en fase piloto en 17 localidades de la provincia de Valencia

                                  i-pobles es un proyecto de la Diputació que permitirá tratar la información con la administración de forma electrónica

                                  feedburner

                                  Reciba LAW & TIC de forma gratuita.

                                  Atención al cliente: De lunes a viernes de 8:30 a 20:00 horas ininterrumpidamente. Tel 91 210 80 00 - 902 44 33 55 Fax. 915 78 16 17