Conócenos

DISEÑOS

Interpretación amplia del concepto de divulgación del diseño comunitario no registrado y carga de la prueba en la copia del diseño protegido

Por Joaquín Rovira

  • Imprimir

1. Hechos.

En el año 2004 la sociedad alemana MBM Joseph Duna creó un modelo de pérgola de jardín que fue incluida en el boletín de noticias de la empresa en los meses de abril y mayo de 2005. Este boletín iba dirigido a los principales comerciantes del sector y a asociaciones de compradores de muebles alemanes. Paralelamente, en el año 2006 la empresa Gautzsch Großhandel comenzó a comercializar un modelo de pérgola denominada “Athen” fabricada por una empresa china. 

Ante la impresión de que el modelo de pérgola “Athen” era una copia del modelo anterior, y con base al Reglamento 6/2002 sobre dibujos y modelos comunitarios, MBM Joseph Duna interpuso una demanda contra Gautzsch Großhandel por infracción de su diseño comunitario no registrado ante el Tribunal Regional de Düsseldorf.

Gautzsch Großhandel se opuso alegando que la pérgola “Athen” había sido creada de forma independiente y que, igualmente, el modelo había sido presentado en marzo de 2005 en salas de exposición del fabricante chino ante clientes europeos. Asimismo la demandada alegó que las acciones habían prescrito y solicitaba la preclusión, pues la demandante tuvo conocimiento de la existencia del modelo “Athen” desde septiembre de 2005 y de su comercialización desde agosto de 2006.

Tras resolverse en primera instancia y en apelación, la cuestión alcanza al Tribunal Federal de Justicia alemán que decide suspender el procedimiento y plantear al TJ varias cuestiones prejudiciales.  

2. Pronunciamientos.

La primera cuestión que se plantea tiene que ver con el concepto de divulgación y la expresión “círculos especializados del sector” que tantas dudas interpretativas ha generado. A este respecto, el tribunal aboga por una concepción amplia de la expresión de “círculos especializados del sector” pues considera que el artículo 11 del Reglamento no ofrece restricciones en cuanto a la naturaleza de la actividad de las personas que deben considerarse comprendidas dentro de esta categoría, y que siendo así, no ve razones para que los comerciantes y demás actores del mercado, aún sin influencia conceptual en el diseño del producto, no deban ser tenidos en cuenta a efectos de determinar la existencia o no de divulgación. 

En lo que respecta a la segunda de las cuestiones, ésta plantea la duda de si se puede considerar divulgado un diseño que es comunicado a una única empresa del sector o que es presentado en las salas de exposición de una empresa situada fuera del territorio de la Unión. El tribunal responde que la norma no “exige que los actos constitutivos de la divulgación hayan tenido lugar en el territorio de la Unión” por lo que “no cabe excluir que en circunstancias específicas esa divulgación sea suficiente”. Y añade, no obstante, que deberá ser el tribunal de dibujos y modelos comunitarios quien, atendiendo a las circunstancias del caso, determine si el diseño podía ser conocido razonablemente en el tráfico comercial normal por los círculos especializados del sector.

En tercer lugar, el tribunal señala que el artículo 19.2 del Reglamento debe interpretarse en el sentido de que el titular del dibujo o modelo no registrado es quien debe demostrar que el diseño ha sido copiado. No obstante, matiza el tribunal, cuando las circunstancias del caso hagan “imposible en la práctica o excesivamente difícil la aportación de tal prueba”, por virtud de los principios de equivalencia y de efectividad, los jueces nacionales deberán “hacer uso de todos los medios procesales puestos a su disposición por el Derecho nacional para paliar esa dificultad”.

Por último, en lo que respecta a las cuestiones sobre derecho aplicable, el tribunal señala que conforme al artículo 88.2 del Reglamento, la prescripción y la preclusión, así como también las pretensiones de indemnización por daños y perjuicios “se rigen por el Derecho nacional, que debe aplicarse con observancia de los principios de equivalencia y efectividad”. Mientras que conforme al artículo 89.1.d) del Reglamento, debe interpretarse que “las pretensiones de destrucción de los productos ilícitos se rigen por la ley, incluidas las normas de Derecho Internacional Privado, del Estado miembro en el que se han cometido los actos de infracción”. 

3. Comentario.

Una gran parte de los productos del mercado tienen diseños cuya vida útil difícilmente puede superar el periodo de tres años de protección que prevé el Reglamento para los dibujos o modelos comunitarios no registrados, y de ahí que en muchos casos se siga optando por proteger los diseños por la vía del diseño comunitario no registrado en detrimento de la protección registral, que en cualquier caso alcanzaría los cinco años. Sin embargo, como es sabido, la existencia o no de un derecho sobre el dibujo o modelo comunitario no registrado depende inevitablemente de su divulgación.

Esta sentencia viene a resolver muchas de las dudas interpretativas que se generaban en torno al concepto de divulgación de los artículos 7 y 11 del Reglamento. En efecto, la interpretación amplia que realiza el tribunal sobre las personas que podrían considerarse dentro de la categoría de “círculos especializados del sector” a efectos de la divulgación facilita enormemente el acceso a la protección del dibujo o modelo comunitario no registrado, pues da cabida también a las personas que no tienen influencia conceptual sobre la creación del diseño, como pueden ser los comerciantes. 

Asimismo aclara el TJ que es el titular del diseño no registrado quien, llegado el caso, deberá probar que su diseño ha sido efectivamente copiado, si bien matiza el tribunal que los jueces nacionales podrán hacer uso de todos los medios procesales disponibles en su ley interna para flexibilizar esta imposición cuando por las circunstancias del caso se pueda ser muy difícil o imposible la aportación de la prueba. 

(Fuente de la información: ANUARIO ELZABURU 2014, recopilatorio de comentarios de jurisprudencia europea en materia de Derecho de Propiedad Industrial e Intelectual que realiza Elzaburu).  

Documento citado: 

-  Reglamento (CE) nº 6/2002 del Consejo, de 12 de diciembre de 2001, sobre los dibujos y modelos comunitarios

ENGLISH VERSION  

Broad interpretation of the concept of disclosure of unregistered designs, and the burden of proving the copying of a protected design. Judgment of the Court of Justice of 13 February 2014, H. Gautzsch Großhandel (C-479/12). 

1. Background.

In 2004, the German company MBM Joseph Duna designed a canopied gazebo which was included in the company’s new products leaflets in April and May 2005. Those leaflets were distributed to the main traders in the sector and to German furniture-purchasing associations. In 2006, Gautzsch Großhandel began marketing a design of gazebo named “Athen”, manufactured by a Chinese company.         

MBM Joseph Duna considered the “Athen” gazebo to be a copy of the earlier design and, under Regulation 6/2002 on Community designs, filed a complaint with Düsseldorf Regional Court against Gautzsch Großhandel for infringement of its unregistered Community design.             

Gautzsch Großhandel opposed the action, contending that the “Athen” gazebo had been created independently, and that the design had been presented to European customers in March 2005 in the Chinese manufacturer’s showrooms. The defendant also argued that the plaintiff’s rights had extinguished over time and that the action had become time-barred, since the plaintiff had been aware of the existence of the “Athen” design since September 2005 and had known that it was being marketed since August 2006. 

Following first instance and appeal rulings, the case went to the German Federal Court of Justice, which decided to stay the proceedings and refer a number of questions to the CJ for a preliminary ruling.

2. Findings.

The first question referred to the concept of disclosure and to the term “circles specialised in the sector concerned”, which had given rise to considerable interpretative uncertainty. In that regard, the Court opted for a broad interpretation of the term “circles specialised in the sector concerned” on the grounds that Article 11 of the Regulation laid down no restrictions relating to the nature of the activity of the persons who may be considered to form part of that category, and therefore, there was no reason why traders and other market players, despite not having a creative influence on the design of the product, should not be taken into account for the purpose of determining whether or not disclosure had taken place.

The second question asked whether a design that has been made available to just one undertaking in the sector, or which has been presented in the showrooms of an undertaking located outside the European Union, can be considered to have been disclosed. In response, the Court states that according to the law, it is not “absolutely necessary (...) for the events constituting disclosure to have taken place within the European Union”, and so “it is quite possible that, in certain circumstances, a disclosure of that kind may indeed be sufficient”. The CJ nevertheless adds that it is for the Community design court to assess, having regard to the circumstances of the case before it, whether the design may have reasonably become known in the normal course of business to the circles specialised in the sector concerned. 

Thirdly, the Court indicates that Article 19(2) of the Regulation must be interpreted as meaning that the holder of an unregistered design bears the onus of proving that the design has been copied. However, the Court specifies that where the circumstances of the case make it “impossible or excessively difficult for such evidence to be produced”, by virtue of the principles of equivalence and effectiveness, the national court will have to “use all procedures available to it under national law to counter that difficulty”.

Lastly, with respect to the questions concerning applicable law, the Court indicates that according to Article 88(2) of the Regulation, the defences of the extinction of rights over time and of an action being time-barred, as well as the damages claims, “are governed by national law, which must be applied in a manner that observes the principles of equivalence and effectiveness”. On the other hand, Article 89(1)(d) of the Regulation should be interpreted as meaning that “claims for the destruction of infringing products are governed by the law of the Member State in which the acts of infringement or threatened infringement have been committed, including its private international law”.  

3. Remarks.

The designs of many products on the market have a lifespan that is unlikely to exceed the three-year period of protection provided by the Regulation for unregistered Community designs, and so in many cases designs are still being protected by unregistered Community design legislation to the detriment of protection via registration, which would nevertheless extend to five years. As we know, however, the existence of rights in an unregistered Community design inevitably depends on the disclosure of same.

This judgment clears up much of the interpretative uncertainty surrounding the concept of disclosure in Articles 7 and 11 of the Regulation. Indeed, the Court’s broad interpretation of the persons who could be considered to fall under the category of “circles specialised in the sector concerned” for the purpose of disclosure hugely facilitates access to unregistered Community design protection, since it also covers persons who have no conceptual influence on the creation of the design, such as traders.

The CJ also clarifies that it is the holder of the unregistered design who, where necessary, must prove that its design has actually been copied, although the Court specifies that national courts may use all procedures available to them under national law to adjust that burden when the circumstances of the case make it very difficult or impossible to produce such evidence.

Lefebvre - EL Derecho no comparte necesariamente ni se responsabiliza de las opiniones expresadas por los autores o colaboradores de esta publicación

Widgets Magazine

Comentarios jurisprudenciales

CASE STUDY & MASTER CLASS

ebook gratuito

LOPD EN DESPACHOS DE ABOGADOS

  • Caso práctico: absorción o adquisición del despacho por otra entidad

    Tanto el despacho como persona jurídica, como los integrantes del mismo, los terceros a los que se ceden esos datos, y aquellos que prestan servicios al despacho y tienen acceso a datos de carácter personal, están obligados al secreto y al deber de guardar esos datos, 

  • Caso práctico: Lexnet

    El consentimiento para la comunicación de los datos de carácter personal a un tercero será nulo cuando la información que se facilite al interesado no le permita conocer la finalidad a que se destinarán los datos cuya comunicación se autoriza, o el tipo de actividad de aquel a quien se pretenden comunicar.

  • Caso práctico: almacenamiento de información

    Como decimoctava entrega de la serie de artículos sobre protección de datos personales en los bufetes de abogados, hoy les mostraré un caso práctico sobre almacenamiento de información personal y las ventajas del despacho digital.

ENTREVISTAS

COLABORA CON NOSOTROS

Colabora

Envianos un artículo sobre nuevas tecnologías aplicadas al ámbito jurídico

Colaborar

Enviar Artículo

He leído y acepto las condiciones de la Política de Privacidad y el Aviso Legal

(*) Campos obligatorios

feedburner

Reciba LAW & TIC de forma gratuita.

GESTIÓN DE DESPACHOS

  • ¿Por qué es importante implementar el marketing en una empresa de servicios jurídicos?

    Hoy en día, el mercado legal está inmerso en una etapa de dinamismo que se está llevando a cabo a través de numerosas integraciones y/o fusiones entre despachos de diferente perfil que lo que buscan es crear una marca más sólida con la que poder prestar un servicio más completo a sus clientes.

  • La web y el blog, primeras piedras del camino hacia el posicionamiento SEO

    ¿Recuerdas cuando captar clientes se reducía al ‘boca a oreja’ y al prestigio del despacho? ¿Todo iba mucho más rodado, ¿verdad? ¿Cuál es el motivo por el que ahora ya no es tan fácil? Muy sencillo: se ha constituido un nuevo canal de captación que aún tiene mucho potencial: internet, la web y Google, el mayor canal de información y búsqueda de contenidos de España.

Pablo García Mexía

Abogado, Cofundador de Syntagma, Centro de estudios estratégicos.

1

Carlos Pérez Sanz

Socio del área de Information Technology y Compliance de ECIJA.

1

Raúl Rubio

Partner, Information Technology & Communications Baker & McKenzie

1

Atención al cliente: De lunes a viernes de 8:30 a 20:00 horas ininterrumpidamente. Tel 91 210 80 00 - 902 44 33 55 Fax. 915 78 16 17