El Derecho

Conócenos

TECNOLOGÍA

Cuestiones legales pendientes en el tratamiento del Big Data

Por Francisco Javier Gutiérrez Alonso

Ingeniero de Telecomunicación. Dpto. Desarrollo Editorial Grupo Francis Lefebvre.

  • Imprimir

El Big Data es un gran desconocido para la gran mayoría pero no por ello deja de ser un tema recurrente que ocupa muchas páginas impresas, muchos seminarios y mucho tiempo de los medios de comunicación y hasta muchas conversaciones. En general con este término se hace referencia a la recogida y almacenamiento de gran cantidad de datos para procesarlos y extraer o inferir determinada información. En definitiva el Big Data no es nada en sí mismo, es un concepto que agrupa muchísimos usos, algunos legales y útiles para todos nosotros y otros ilegales como se desprende de las últimas noticias publicadas sobre espionaje masivo.

Los datos siempre han sido un valor muy codiciado ya que, si somos capaces de procesarlos correctamente, permite convertirlos en información y extraer conclusiones. En muchos casos, este tratamiento aporta grandes beneficios para nosotros, para las empresas que contratamos y para nuestros gobiernos. Por ejemplo, desde hace mucho tiempo se cruzan los datos de situación puntual de los pantanos, con los datos y las previsiones meteorológicas con el fin de abrir o cerrar las compuertas adecuadamente y evitar inundaciones.

La diferencia actual radica en que crece día a día la capacidad de cálculo de los sistemas informáticos y esto nos posibilita procesar mayores cantidades de datos en menos tiempo. Además la nube nos permite disponer de capacidad de almacenamiento y de procesamiento de datos prácticamente ilimitada y a unos costes cada vez más reducidos. Si a esto añadimos que estamos en una sociedad cada vez más conectada y en la que generamos mayor cantidad de datos que son fácilmente procesables informáticamente, nos encontramos con el imparable crecimiento del llamado Big Data.

Ejemplos prácticos

Cada día desde que nos levantamos hasta que nos acostamos estamos generando gran cantidad datos. Por ejemplo, las empresas eléctricas, de agua o de gas siempre han querido saber a qué hora nos levantamos y cuando nos volvemos a acostar. Con esta información, estas empresas pueden dimensionar sus redes correctamente, previendo el consumo que se va a producir y evitar sobredimensionarlas sin necesidad.

Por otra parte, este análisis repercutirá en sus costes y, por lo tanto, en el importe de la factura que pagamos. Hasta ahora obtenían estos datos de forma agregada conociendo el consumo de todo el barrio o, como mucho, de nuestro edificio. Si hubieran querido llegar a tener un mayor nivel de detalle, tendrían que haber utilizado otros métodos más sofisticados, lentos y costosos. Sin embargo, ahora mismo y gracias a los contadores digitales, pueden conocer individualmente cuando encendemos la luz, nos metemos en la ducha o encendemos la cocina para hacernos el café. Y además disponen de estos datos en tiempo real, en sus oficinas y en el formato adecuado para que les sea fácil procesarlos.

Otro ejemplo muy gráfico de recopilación de datos, es el que realizan los operadores móviles. Por una parte, todos queremos tener cobertura en todos los sitios en los que estamos para recibir llamadas, recibir mensajes o utilizar las diferentes aplicaciones instaladas en nuestro terminal. Por lo tanto, damos por hecho que van a controlar dónde nos encontramos en cada momento, cuáles son las rutas que habitualmente realizamos y los lugares que visitamos (centros comerciales, tiendas, restaurantes, ...).

Por otra parte, también queremos que nos propongan el plan de tarifas que mejor se adapte a nuestro uso real de sus servicios, por lo que además de controlar cuándo y con quién nos comunicamos para emitirnos la factura, nos es útil que lo analicen extraigan sus propias conclusiones.

Adicionalmente, mi operador de telecomunicaciones también puede utilizar en sus análisis otros datos de los que dispone porque los clientes se los hemos entregado de forma voluntaria como son la calle de residencia, la edad, el banco que utilizamos, estado civil, número de hijos, etc.

En definitiva, dispone de muchos datos que las empresas van a poder cruzar libremente para obtener información. En algunos casos en relación directa con la mejora del servicio que nos prestan pero también pueden conseguir otra que le puede ser útil a terceros y por la que estos estarían dispuestos a pagar.

Por ejemplo, saber que me encuentro dentro de un centro comercial o que estoy parado delante determinado escaparate, le es útil a un establecimiento para enviarme un mensaje publicitario. Teóricamente este mensaje será de mi interés porque estará completamente personalizado.

La empresa habrá deducido que el mensaje es importante para nosotros a través de datos como mi sexo, edad, mi nivel adquisitivo según la calle en la que vivo, los barrios por los que suelo moverme, las tiendas en las que he entrado, los restaurantes en los que como, quienes son mis compañeros de trabajo y mis amigos (según las llamadas que realizo y los móviles que se encuentran en la misma zona que el mío en horario laboral o de ocio), etc. Yendo un poco más allá, los datos que le proporcione mi operador móvil podrían cruzarlos también con otros muchos como quienes son nuestros amigos en redes sociales, las páginas web que visitamos, el periódico que leemos, las transacciones bancarias que hemos hecho, etc.

En definitiva, todo el día estamos proporcionando datos que pueden ser convertidos en información útil. En muchos casos somos nosotros mismos los que cedemos esos datos de forma consciente (por ejemplo, cuando le comunicamos nuestro número de teléfono a un servicio de atención al cliente, nuestra dirección para recibir una factura, o cuando aceptamos ciertos tipos de cookies al navegar por Internet) pero, en la mayoría de los casos, los datos los recopilan las empresas sin que seamos conscientes de que los están recogiendo y, sobre todo, sin saber para qué se recogen.

En todo caso, siempre existirá un punto escondido en el clausulado del contrato que hemos firmado con la empresa según el cual les damos permiso para recopilar, procesar e incluso ceder a terceros dichos datos.

Cuestiones legales

Desde un punto de vista de la gestión de nuestros derechos individuales, este procesamiento masivo de datos, el Big Data, plantea grandes interrogantes que requerirán una regulación seria y eficaz, sobre todo en torno a la gestión de la propia privacidad.

Sin embargo, hoy por hoy, la ley nos otorga el derecho a tener el control sobre nuestros propios datos y a poder ejercer de forma efectiva determinados derechos de consulta y acceso, rectificación, cancelación y oposición. De todas formas el ejercicio de estos derechos se complica cuando los datos no se han entregado de manera formal o cuando estos se han obtenido o inferido gracias a nuestros comportamientos generales y/o el uso de determinados servicios.

Otra de las cuestiones importantes que deben tenerse en cuenta a la hora de regular este asunto es el llamado "derecho al olvido". ¿Qué pasa con nuestros datos una vez que hemos muerto? ¿Podríamos solicitar su destrucción? ¿Podríamos legar esa información a nuestros herederos o para la investigación? Actualmente, se almacena toda nuestra vida, dónde hemos estado, con quién, nuestros gustos, intereses y tendencias políticas y sociales o las enfermedades que nos han interesado (en definitiva, las que hemos padecido o han padecido las personas de nuestro entorno).

En realidad, a partir de estos datos casi se podría reconstruir toda nuestra vida y la de nuestros allegados y, por lo tanto, su tratamiento debe regularse convenientemente.

En resumen, el Big Data nos puede proporcionar grandes beneficios siempre que seamos conscientes de los datos que estamos dispuestos a entregar y que las empresas y administraciones recaben de los datos de forma ética. Sin embargo, debería establecerse una regulación clara porque no estamos seguros del comportamiento de terceros y porque los consumidores no deberíamos necesitar que un abogado revise todas las decenas de cláusulas que incluyen cada uno de los contratos de prestación de servicios.

Lefebvre - EL Derecho no comparte necesariamente ni se responsabiliza de las opiniones expresadas por los autores o colaboradores de esta publicación

Widgets Magazine

Comentarios jurisprudenciales

CASE STUDY & MASTER CLASS

LOPD EN DESPACHOS DE ABOGADOS

  • Caso práctico: absorción o adquisición del despacho por otra entidad

    Tanto el despacho como persona jurídica, como los integrantes del mismo, los terceros a los que se ceden esos datos, y aquellos que prestan servicios al despacho y tienen acceso a datos de carácter personal, están obligados al secreto y al deber de guardar esos datos, 

  • Caso práctico: Lexnet

    El consentimiento para la comunicación de los datos de carácter personal a un tercero será nulo cuando la información que se facilite al interesado no le permita conocer la finalidad a que se destinarán los datos cuya comunicación se autoriza, o el tipo de actividad de aquel a quien se pretenden comunicar.

  • Caso práctico: almacenamiento de información

    Como decimoctava entrega de la serie de artículos sobre protección de datos personales en los bufetes de abogados, hoy les mostraré un caso práctico sobre almacenamiento de información personal y las ventajas del despacho digital.

ebook gratuito

ENTREVISTAS

GESTIÓN DE DESPACHOS

  • ¿Por qué es importante implementar el marketing en una empresa de servicios jurídicos?

    Hoy en día, el mercado legal está inmerso en una etapa de dinamismo que se está llevando a cabo a través de numerosas integraciones y/o fusiones entre despachos de diferente perfil que lo que buscan es crear una marca más sólida con la que poder prestar un servicio más completo a sus clientes.

  • La web y el blog, primeras piedras del camino hacia el posicionamiento SEO

    ¿Recuerdas cuando captar clientes se reducía al ‘boca a oreja’ y al prestigio del despacho? ¿Todo iba mucho más rodado, ¿verdad? ¿Cuál es el motivo por el que ahora ya no es tan fácil? Muy sencillo: se ha constituido un nuevo canal de captación que aún tiene mucho potencial: internet, la web y Google, el mayor canal de información y búsqueda de contenidos de España.

REDES SOCIALES & ABOGADOS

  • Internet y Redes Sociales para despachos de abogados: una exigencia necesaria

    ¿Por qué es importante que los despachos de abogados entren en la dinámica de las redes sociales e Internet? ¿Cómo puede afectar a un bufete el estar o no en el mundo digital? ¿Qué es lo que quieren tus futuros clientes de su abogado? El mundo se ha digitalizado y los abogados no pueden quedarse atrás.

COLABORA CON NOSOTROS

Colabora

Envianos un artículo sobre nuevas tecnologías aplicadas al ámbito jurídico

Colaborar

Enviar Artículo

He leído y acepto las condiciones de la Política de Privacidad y el Aviso Legal

(*) Campos obligatorios

Pablo García Mexía

Abogado, Cofundador de Syntagma, Centro de estudios estratégicos.

1

Carlos Pérez Sanz

Socio del área de Information Technology y Compliance de ECIJA.

1

Raúl Rubio

Partner, Information Technology & Communications Baker & McKenzie

1

Los ayuntamientos españoles pueden ahorrar hasta un 60% en gastos con tecnologías de smart cities

Los ayuntamientos españoles pueden ahorrar entre un 20% y un 60% de sus gastos gracias a la aplicación de tecnología digital en la gestión de agua, residuos, alumbrado, movilidad y edificación, según un estudio elaborado por la consultora KPMG en colaboración con la empresa tecnológica Siemens, que señala que la digitalización puede mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y, al mismo tiempo, permitir importantes ahorros en las arcas públicas.

La empresa española Lleida.net obtiene la patente de su método de contratación electrónica certificada en USA por un periodo de 20 años

La concesión consolida la presencia de Lleida.net en el mayor mercado mundial en derechos de propiedad y servicios tecnológicos. La firma tecnológica, que cotiza en el MAB (Mercado Alternativo Bursátil: LLN) desde hace dos años, refuerza su apuesta por el sector de la contratación electrónica.

AirHelp incorpora su primer AI lawyer, abogado con Inteligencia Artificial, para gestionar las reclamaciones por retraso de vuelos

El lanzamiento de Lara optimizará las capacidades legales de la compañía permitiendo el crecimiento de sus servicios legales y su expansión en este mercado

feedburner

Reciba LAW & TIC de forma gratuita.

Atención al cliente: De lunes a viernes de 8:30 a 20:00 horas ininterrumpidamente. Tel 91 210 80 00 - 902 44 33 55 Fax. 915 78 16 17