Conócenos

LEGAL HACKATHON

I Legal Hackathon Bilbao

Por

Entrevistamos a siete especialistas del Derecho TIC que participan en el I LEGAL HACKATHON que se celebrará en España y que tendrá lugar el próximo día 16 de Mayo en Bilbao. Este evento, organizado por la Comisión de Propiedad Intelectual, Industrial y Derecho del Entretenimiento del ICASV y Tucho Consulting, tendrá lugar en la Universidad de Deusto y tiene como objetivo acercar el mundo legal y el tecnológico-cultural. El panel de especialistas está formado por los letrados: Jesús Fernández Acevedo, Ruth Sala Ordóñez, Sergio Carrasco Mayans, Eneko Delgado Valle, David Maeztu Lacalle, Jorge Morell Ramos y Maitane Valdecantos Flores. Esta es la primera de tres entregas en las que hablaremos con ellos sobre el uso de la tecnología en el sector legal. Más información en el siguiente enlace: http://legalhackathon.es/

  • Imprimir

I Hackathon Bilbao

- ¿Cómo veis al sector legal en lo que a tecnología se refiere? ¿Qué necesidades detectáis en el sector?

    Jesús Fernández: El sector de la abogacía adolece de ser demasiado poco propenso al cambio. No únicamente los abogados más longevos son reacios a adaptarse a un cambio en donde hay que realizar un esfuerzo de salir de la cueva que es el despacho e involucrarse a pie de calle y en Internet, sino que los abogados que vienen de una tradición familiar vinculada a la abogacía, aunque jovénes y ya nativos digitales no terminan de ver las posibilidades que suponen las nuevas herramientas. Hace falta mucha concienciación y adaptación al cambio, algo que sólo están consiguiendo los abogados que empiezan de 0.

    Ruth Sala: El sector legal se encuentra a día de la fecha muy lejos de la realidad social y la realidad tecnológica a través de la cual se expresa y se comunica la misma. Teniendo como punto de partida u origen una profesión arcaica y de valores tradicionales largamente consolidados, se propone un gran reto, la transformación del pensamiento o la mentalidad del propio Jurista para adaptarse a la realidad fáctica de una manera más rápida y que le ayude a intervenir en los procesos de consultoría, asesoría e incluso de valoración jurídica con una perspectiva mucho más actual.

    Sergio Carrasco: La introducción de las tecnologías en el sector legal se está produciendo de forma continua, en muchas ocasiones obligados por nuevas regulaciones que imponen el uso de medios de comunicación telemáticos. El problema es que esta rápida introducción no ha ido acompañada de auditorías adecuadas para determinar si toda herramienta utilizada en el ámbito jurídico cumple con todos los requisitos necesarios para garantizar la confidencialidad de la información con la que trabajan los profesionales jurídicos.

    Eneko Delgado: El sector legal es, por antigüedad de la mayor parte de los profesionales que se dedican al mismo, un contexto históricamente complicado para la irrupción e implementación de las nuevas tecnologías. La poca 'vida digital' de muchos de los profesionales del derecho se ve reflejada en el poco interés que muchos de ellos demuestran en el uso de las nuevas tecnologías tanto a nivel personal como profesional o corporativo. Por fortuna, esta tendencia parece estar cambiando y cada vez son más los abogados y abogadas que no solo utilizan las nuevas tecnologías para hacer su trabajo (herramientas de búsqueda de jurisprudencia, nuevas formas de comunicación con los clientes, etc…) sino también para el desarrollo de nuevas áreas de negocio o la búsqueda de nuevos clientes.

    David Maeztu: Realmente con 3 posiciones muy marcadas. Por un lado, un pequeño grupo, en crecimiento, con mucho interés, con ideas innovadoras y haciendo cosas diferentes, aproximándose de manera muy rápida a todas las novedades, no solo tecnológicas, que van llegando. Es el que cree y apuesta por una mayor incorporación de la tecnología al despacho. Un segundo grupo un poco mayor, cada vez más numeroso, que es receptivo pero no termina de encontrar el punto de ruptura para pasar a una mayor adopción. Digamos que percibe que hay algo ahí, pero todavía no está seguro. Y un tercer grupo, posiblemente el más numeroso, que no percibe cómo aplicar más tecnología a su método de trabajo compensando la inversión, en tiempo y dinero, que supone posiblemente porque su tipo de cliente tampoco lo percibe o necesita.

    De todas maneras, la principal necesidad, transversal a todos los grupos que identifico es la formación y conocimiento de las posibilidades y aplicación directa o indirecta al sector. Queda mucho por descubrir.

    Jorge Morell: Conservador. La propia naturaleza del jurista busca prever y evitar la mayor cantidad de riesgos posibles. Pero la adopción de tecnología supone innovar y por tanto asumir cierto riesgo. De modo que el sector legal parece sólo adoptar tecnología muy comprobada y asegurada, reduciendo el peligro al mínimo. Lo que está bien, pero para entonces esa tecnología ya está 'anticuada', de modo que no supone innovación. Por tanto, el sector innova pero a un ritmo muchísimo más lento que otros ámbitos. Eso seguramente facilitará que muchas de las innovaciones venideras en el mundo jurídico tengan su origen fuera de él.

    Maitane Valdecantos: Siempre hemos sido un sector reticente a los cambios tecnológicos, a pesar de adaptarnos a los normativos con asiduidad. El sector jurídico necesita innovación y transformación, tanto en cuanto a la forma de desempeñar su profesión como en cuanto a la forma de comunicarse y relacionarse con terceros. 

    - ¿Diseñadores, programadores, profesionales del marketing y abogados trabajando en equipo?

    J.F.: Si, especialmente cuando trabajan desde el germen del proyecto, lo cual es beneficioso para ambas partes en todos los sentidos. Por ejemplo, en el tema de los videojuegos, hemos conseguido adaptar nuevas funcionalidades de los juegos y nuevos trofeos vinculados al compliance y al cumplimiento de la normativa internacional, especialmente en menores. Lo malo es cuando llaman al abogado cuando todo está hecho y presentado y jurídicamente es un desastre: supone más costes y mayor decepción.

    R.S.: Es un camino transformador aunar todas estas profesiones pues, hasta ahora, incluso cada una de ellas eran independientes para pasar a ser hoy dia inter-dependientes. De ello podríamos entender que deriva un producto potencialmente más efectivo para resolver y avanzar en proyectos no solo comunes sino globales.

    S.C.: Es un modelo que cumple con lo más importante, contar con conocedores de las diversas materias en juego a la hora de desarrollar una aplicación. El abogado debe aportar su punto de visión técnico-jurídico, pero es el diseñador el que debe realizar un interfaz de usuario útil, los programadores dotarla del código que se encargará de prestar las diversas funcionalidades, mientras que los profesionales del marketing deberán asesorar para conseguir que dicha aplicación realmente obtenga el éxito necesario para que la monetización suponga un beneficio para todas las partes implicadas.

    E.D.: Necesariamente. El aspecto legal de un desarrollo de negocio, sobre todo si el mismo está basado en software o comercio electrónico, necesita de la coordinación de este tipo de profesionales para ser eficaz. Únicamente así se conseguirán las sinergias necesarias para evitar tener que repetir trabajos, desarrollos, acciones de marketing o diseños porque los mismos no se ajusten a las obligaciones legales. Del mismo modo, con este trabajo conjunto nos aseguramos de que los resultados del trabajo (aunque estos sean datos de usuarios a los que poder presentar nuestros productos o servicios) son válidos y utilizables sin riesgo jurídico.

    D.M.: Por supuesto, como en cualquier otra empresa. La visión de la prestación de servicios jurídicos evolucionará hacía lo que es habitual en casi cualquiera de los otros sectores. Sin duda.

    J.M.: Me parece un paso muy lógico. Un servicio legal necesita de una buena y agradable presentación pensada para el usuario no legal. Un diseñador ahí resulta muy valioso. Es necesario dar a conocer el servicio, ya que no basta que sea muy bueno técnicamente, también debe parecerlo. Y ahí los profesionales del marketing son una gran ayuda. Finalmente, es muy razonable que un servicio legal de nuevo cuño requiera software específco, o al menos ajustes a alguno ya existente. De modo que la participación de un programador es una gran incorporación.

    M.V.:  Efectivamente. La implicación de los distintos profesionales trabajando en equipo en un proyecto común, es la mejor fórmula para el éxito técnico, creativo y jurídico. Los abogados tenemos que ser parte del proceso productivo, ya que solo así el resultado podrá ser funcional, estético y seguro, minimizando los riesgos en la medida de lo posible. 

    - ¿Cuántos despachos de abogados españoles conoce usted que dispongan con aplicación o app jurídica propia? ¿La creación de aplicaciones destinadas para el sector legal supone realmente una oportunidad de negocio?

    J.F.: Muy pocos y muy grandes. Es una oportunidad como otra cualquiera si realmente se le dota de contenido y funcionalidades más allá de ser un mero folleto informativo del despacho.

    R.S.: No conozco despacho que tenga una aplicación propia. De hecho creo que tendría que empezar a investigar a través de Google qué despacho ha desarrollado alguna. Sí conozco alguna aplicación relacionada con el mundo jurídico desde los mismos Colegios de Abogados, sin embargo, solo el concepto de la misma supone en sí mismo un gran salto cualitativo en la mentalidad del Abogado.

    S.C.: Conozco diversos despachos que utilizan aplicaciones propias, muchas con base en la nube. A mi parecer sí que existe una verdadera oportunidad de negocio en el desarrollo de aplicaciones que vayan dirigidas a dar respuesta a necesidades existentes (o carencias en las ya disponibles). Eso sí, resulta importante analizar antes cuál es el marco en el cual se va a desarrollar la solución, porque en ocasiones las aplicaciones no son la solución óptima.

    E.D.: Únicamente recuerdo un par de despachos (uno de ellos de los más grandes en empleados y facturación) que tienen una app propia para sus clientes, cuando la realidad es que el sector tiene múltiples oportunidades, tanto por volumen como por temáticas, para que existan muchas más. En un mercado de consumo cada vez más acostumbrado al uso de apps para cualquier servicio, trasladar los servicios jurídicos a este tipo de plataformas puede requerir de ciertos ajustes (en cuanto a paquetización de servicios, generación de contenidos y automatización de procesos), pero es sin duda una oportunidad tanto para los propios despachos como para los desarrolladores.

    D.M.: Hay aplicaciones de despachos para el despacho (comunicación interna, etc.), para relacionarse con  los clientes y despachos que tienen apps para el lanzamiento de servicios diferentes o adicionales. Aunque son pocas iniciativas en número, es interesante el movimiento. Aunque tampoco creo que todos los despachos deban tener una app propia, sí que es interesante que se involucren en el desarrollo de soluciones jurídicas que detecten, como una parte de negocio complementaria. Ahí si pueden darse auténticas oportunidades de negocios.

    J.M.: Muy, muy pocas, entre ellas algunas de grandes firmas y otras de despachos más pequeños. La gran mayoría muy simples, no dejan de ser el contenido de una web encapsulada en forma de app. Aunque luego hay algunas muy interesantes, como AppVisor de Pintos & Salgado. Sin duda hacer una buena app para el sector legal, para profesionales o consumidores, puede ser una oportunidad de negocio. Supone marcar la diferencia, llegar a nuevos usuarios y eso en el medio-largo plazo, bien gestionado, puede suponer nuevos clientes.

    M.V.: La verdad es que no demasiados, y habitualmente las Apps localizadas, suelen ser escaparate de la propia firma. Este tipo de Apss hacen marca, pero la realidad es que la oportunidad de negocio la veo más que en las citadas (que también) en aquéllas que consigan poner solución a un problema, o facilitar las labores de los agentes jurídicos. La tecnología ha facilitado procesos e incluso creado actividades sociales en muchos otros sectores. En el nuestro, es necesaria también esa inmersión.



    Lefebvre - EL Derecho no comparte necesariamente ni se responsabiliza de las opiniones expresadas por los autores o colaboradores de esta publicación

    Widgets Magazine

    Comentarios jurisprudenciales

    CASE STUDY & MASTER CLASS

    LOPD EN DESPACHOS DE ABOGADOS

    • Caso práctico: absorción o adquisición del despacho por otra entidad

      Tanto el despacho como persona jurídica, como los integrantes del mismo, los terceros a los que se ceden esos datos, y aquellos que prestan servicios al despacho y tienen acceso a datos de carácter personal, están obligados al secreto y al deber de guardar esos datos, 

    • Caso práctico: Lexnet

      El consentimiento para la comunicación de los datos de carácter personal a un tercero será nulo cuando la información que se facilite al interesado no le permita conocer la finalidad a que se destinarán los datos cuya comunicación se autoriza, o el tipo de actividad de aquel a quien se pretenden comunicar.

    • Caso práctico: almacenamiento de información

      Como decimoctava entrega de la serie de artículos sobre protección de datos personales en los bufetes de abogados, hoy les mostraré un caso práctico sobre almacenamiento de información personal y las ventajas del despacho digital.

    ebook gratuito

    ENTREVISTAS

    GESTIÓN DE DESPACHOS

    • ¿Por qué es importante implementar el marketing en una empresa de servicios jurídicos?

      Hoy en día, el mercado legal está inmerso en una etapa de dinamismo que se está llevando a cabo a través de numerosas integraciones y/o fusiones entre despachos de diferente perfil que lo que buscan es crear una marca más sólida con la que poder prestar un servicio más completo a sus clientes.

    • La web y el blog, primeras piedras del camino hacia el posicionamiento SEO

      ¿Recuerdas cuando captar clientes se reducía al ‘boca a oreja’ y al prestigio del despacho? ¿Todo iba mucho más rodado, ¿verdad? ¿Cuál es el motivo por el que ahora ya no es tan fácil? Muy sencillo: se ha constituido un nuevo canal de captación que aún tiene mucho potencial: internet, la web y Google, el mayor canal de información y búsqueda de contenidos de España.

    REDES SOCIALES & ABOGADOS

    • Internet y Redes Sociales para despachos de abogados: una exigencia necesaria

      ¿Por qué es importante que los despachos de abogados entren en la dinámica de las redes sociales e Internet? ¿Cómo puede afectar a un bufete el estar o no en el mundo digital? ¿Qué es lo que quieren tus futuros clientes de su abogado? El mundo se ha digitalizado y los abogados no pueden quedarse atrás.

    COLABORA CON NOSOTROS

    Colabora

    Envianos un artículo sobre nuevas tecnologías aplicadas al ámbito jurídico

    Colaborar

    Enviar Artículo

    He leído y acepto las condiciones de la Política de Privacidad y el Aviso Legal

    (*) Campos obligatorios

    Pablo García Mexía

    Abogado, Cofundador de Syntagma, Centro de estudios estratégicos.

    1

    Carlos Pérez Sanz

    Socio del área de Information Technology y Compliance de ECIJA.

    1

    Raúl Rubio

    Partner, Information Technology & Communications Baker & McKenzie

    1

    Govertis incorpora a Francisco González-Calero como Legal and Privacy Advisory Leader

    Sus funciones principales serán la formación de Delegados de Protección de Datos y la participación en proyectos de adaptación al Reglamento Europeo de Protección de Datos.

    AirHelp incorpora su primer AI lawyer, abogado con Inteligencia Artificial, para gestionar las reclamaciones por retraso de vuelos

    El lanzamiento de Lara optimizará las capacidades legales de la compañía permitiendo el crecimiento de sus servicios legales y su expansión en este mercado

    La aplicación I-pobles” se implementa en fase piloto en 17 localidades de la provincia de Valencia

    i-pobles es un proyecto de la Diputació que permitirá tratar la información con la administración de forma electrónica

    feedburner

    Reciba LAW & TIC de forma gratuita.

    Atención al cliente: De lunes a viernes de 8:30 a 20:00 horas ininterrumpidamente. Tel 91 210 80 00 - 902 44 33 55 Fax. 915 78 16 17