El Derecho

Conócenos

ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA

Las TIC y la eficiencia en los procesos de la Administración de Justicia, en el contexto de los artículos 24 y 135 de la Constitución Española

Por Carlos E. Jiménez Gómez

Experto en Gobierno Electrónico.

  • Imprimir

En esta breve nota, reflexionamos acerca de la vinculación entre los procesos, la adopción y el modo en que se usa la tecnología en la Administración de Justicia, y el grado en que ello puede afectar a los derechos de los ciudadanos ante los tribunales, reconocidos en el artículo 24 de la Constitución Española y que se encuentra dentro del Título I (De los derechos y deberes fundamentales) Sección 1 (De los derechos fundamentales y de las libertades públicas), junto a la nueva redacción del artículo 135 de la Constitución Española y su posterior desarrollo normativo vinculado con el Principio de Eficiencia en la asignación y utilización de los recursos públicos.

STC 178/2007

Es obligado citar, en primer lugar, la perspectiva que se adopta en cuanto al concepto jurídico de dilación indebida de la Sala Segunda del Tribunal Constitucional en STC 178/2007, de 23 de julio, Fundamento Jurídico segundo, cuando recoge y sistematiza su doctrina. Dicha sentencia señala que “El derecho a un proceso sin dilaciones indebidas es una expresión constitucional que encierra un concepto jurídico indeterminado que, por su imprecisión, exige examinar cada supuesto concreto a la luz de determinados criterios que permitan verificar si ha existido efectiva dilación y, en su caso, si ésta puede considerarse justificada, porque tal derecho no se identifica con la duración global de la causa, ni aun siquiera con el incumplimiento de los plazos procesales”.

Asimismo, dicha sentencia continúa haciendo referencia a la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en relación con lo que se entiende por “tiempo razonable” y entra finalmente a hablar de “los márgenes ordinarios de duración de los litigios del mismo tipo”. Lo anterior nos sitúa aquí en un punto impreciso en cuanto a la actualización del contenido de este derecho fundamental, y a los propósitos que buscamos, ya que no hablamos aquí de un proceso específico, sino de la fuente misma en cuanto a su diseño.

Queremos señalar, en primer lugar, que  cuando aquí utilizamos la expresión “modo en que se usa la tecnología” no lo hacemos pensando en el uso que cada persona hace de un elemento tecnológico (que también) sino que, más allá de ello, pensamos en la configuración de un conjunto de acciones y procesos marco dentro de la Administración de Justicia, cuya modificación estructural puede permitir aprovechar notablemente mejor las características y funcionalidades de las tecnologías introducidas lo cual, a su vez, puede redundar en un proceso con las garantías debidas, sensiblemente más ágil.

En definitiva, venimos a resaltar aquí la importancia de aprovechar adecuadamente la potencia de cada tecnología empleada, para sacar en conjunto la máxima ventaja posible, a través de la optimización de los recursos en el conjunto del proceso o procesos.

Es preciso subrayar además que lo anterior marcará la diferencia entre eficiencia, o simple eficacia, ineficiencia e incluso deficiencia. Así pues, además de depender de las características de la tecnología, es clave abordar especialmente los aspectos relacionados con su uso y los objetivos que se persiguen.

Y es que el objetivo no puede ser introducir la tecnología y continuar siendo eficaz, sino pasar a ser realmente eficiente a través del óptimo uso de la tecnología como herramienta de los procesos. Esto último, en nuestra opinión, es una obligación y también un gran reto al que nos enfrentamos actualmente, y al que parece que se enfrentará el Comité Técnico Estatal de la Administración Judicial Electrónica, cuya regulación viene recogida en el recientemente publicado Real Decreto 396/2013, de 7 de junio.

Ya la propia Ley 18/2011, de 5 de julio, reguladora del uso de las tecnologías de la información y la comunicación en la Administración de Justicia en su preámbulo señala como uno de los objetivos de la norma “actualizar el contenido del derecho fundamental a un proceso público sin dilaciones indebidas, gracias a la agilización que permite el uso de las tecnologías en las comunicaciones” pero deberíamos subrayar, que dicha agilización no va a depender especialmente “del uso de las tecnologías en las comunicaciones” sino del uso óptimo en los procesos, de las tecnologías introducidas, cosa que repercutirá específicamente y de forma notable en el derecho del ciudadano a que el proceso se lleve a cabo de un modo especialmente ágil.

Decimos lo anterior ya que el modo en que se usan y gestionan los recursos va a ser clave también en la Administración de Justicia, especialmente teniendo en cuenta que éstos son escasos, y ello debería repercutir además en la rendición de cuentas o accountability incluyendo la gestión de los recursos públicos, también en la Administración de Justicia. Ello quiere decir que en cuanto al modo en que éstos se asignen y utilicen, se debe buscar la maximización de su rendimiento, minimizando los costes.

En definitiva, no basta con ser eficaz, sino que además se debe ser eficiente. Aquí entroncamos con la nueva redacción del Artículo 135 de la Constitución Española, que en su punto 5 establece que “Una ley orgánica desarrollará los principios a que se refiere este artículo”. El artículo 135 CE es desarrollado con la Ley Orgánica 2/2012, de 27 de abril, de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera en cuyo artículo 7 se aborda el Principio de eficiencia en la asignación y utilización de los recursos públicos.

Robins y Coulter (2005) en su obra Administración asocian la eficacia a la realización de actividades tales que se logren los objetivos, mientras que la eficiencia, va mucho más allá. Así, según los mismos autores, se asocia eficiencia a la obtención de los mejores resultados a partir de la menor cantidad de recursos. El tiempo es uno de esos recursos o, si se prefiere, su traducción en el uso de otro tipo de variables distintas que finalmente acaban siendo cuantificables por un coste y, como consecuencia de ello, el mejor o más óptimo uso de esos recursos, puede redundar en un menor tiempo en el proceso.

Modernización de la Administración de Justicia

Así pues, si de modernización de la Administración de Justicia hablamos, el simple hecho de incorporar tecnología no permite concluir que se avanza en dicha modernización. Una y otra vez se suele caer en el error de incorporar Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) –sea la tecnología que sea- sin hacer un nuevo análisis de los procesos y procedimientos a los que afecta, sin buscar su optimización para obtener el mejor resultado posible a través de la explotación de sus prestaciones. Pero además hemos de decir que se ha de pensar en algo más que su aplicación a los procesos de siempre ya que, en realidad, los procesos deberían volver a analizarse y construirse en función de lo que ahora la tecnología permite, y ésta es la verdadera cuestión, porque además la tecnología está en continua evolución.

En el ámbito judicial lo anterior tiene importantes y especiales repercusiones, ya que estamos hablando de cambios procesales con todo lo que ello implica. Sin embargo, ello también permite decir que el resultado de esa tarea puede llevar a importantes avances. En el fondo, los artículos 24 y 135 de la Constitución Española podrían estar obligando a la Administración de Justicia a desempeñar la difícil función de ser “continuamente moderna” entendiendo siempre no sólo cuáles son las opciones tecnológicas más actuales en cada momento, sino también estudiando continuamente de qué modo puede su aplicación hacer el proceso más eficiente redundando, por tanto, en beneficio del justiciable en el ámbito que aquí tratamos al buscar, en definitiva, repercutir directamente en la agilidad del proceso evitando dilaciones, y consiguiendo eficiencia a través de la modernización procesal.

Así pues, basados en lo anterior, y hablando de “dilación indebida” en los procesos marco y del “uso ineficiente de los recursos” dentro de la Administración de Justicia, cabe preguntarse para el debate, si la Ley 18/2011, de 5 de julio, reguladora del uso de las tecnologías de la información y la comunicación en la Administración de Justicia, debería ahora tener forma de Ley Orgánica.

Lefebvre - EL Derecho no comparte necesariamente ni se responsabiliza de las opiniones expresadas por los autores o colaboradores de esta publicación

Widgets Magazine

Comentarios jurisprudenciales

CASE STUDY & MASTER CLASS

LOPD EN DESPACHOS DE ABOGADOS

  • Caso práctico: absorción o adquisición del despacho por otra entidad

    Tanto el despacho como persona jurídica, como los integrantes del mismo, los terceros a los que se ceden esos datos, y aquellos que prestan servicios al despacho y tienen acceso a datos de carácter personal, están obligados al secreto y al deber de guardar esos datos, 

  • Caso práctico: Lexnet

    El consentimiento para la comunicación de los datos de carácter personal a un tercero será nulo cuando la información que se facilite al interesado no le permita conocer la finalidad a que se destinarán los datos cuya comunicación se autoriza, o el tipo de actividad de aquel a quien se pretenden comunicar.

  • Caso práctico: almacenamiento de información

    Como decimoctava entrega de la serie de artículos sobre protección de datos personales en los bufetes de abogados, hoy les mostraré un caso práctico sobre almacenamiento de información personal y las ventajas del despacho digital.

ebook gratuito

ENTREVISTAS

GESTIÓN DE DESPACHOS

  • ¿Por qué es importante implementar el marketing en una empresa de servicios jurídicos?

    Hoy en día, el mercado legal está inmerso en una etapa de dinamismo que se está llevando a cabo a través de numerosas integraciones y/o fusiones entre despachos de diferente perfil que lo que buscan es crear una marca más sólida con la que poder prestar un servicio más completo a sus clientes.

  • La web y el blog, primeras piedras del camino hacia el posicionamiento SEO

    ¿Recuerdas cuando captar clientes se reducía al ‘boca a oreja’ y al prestigio del despacho? ¿Todo iba mucho más rodado, ¿verdad? ¿Cuál es el motivo por el que ahora ya no es tan fácil? Muy sencillo: se ha constituido un nuevo canal de captación que aún tiene mucho potencial: internet, la web y Google, el mayor canal de información y búsqueda de contenidos de España.

REDES SOCIALES & ABOGADOS

  • Internet y Redes Sociales para despachos de abogados: una exigencia necesaria

    ¿Por qué es importante que los despachos de abogados entren en la dinámica de las redes sociales e Internet? ¿Cómo puede afectar a un bufete el estar o no en el mundo digital? ¿Qué es lo que quieren tus futuros clientes de su abogado? El mundo se ha digitalizado y los abogados no pueden quedarse atrás.

COLABORA CON NOSOTROS

Colabora

Envianos un artículo sobre nuevas tecnologías aplicadas al ámbito jurídico

Colaborar

Enviar Artículo

He leído y acepto las condiciones de la Política de Privacidad y el Aviso Legal

(*) Campos obligatorios

Pablo García Mexía

Abogado, Cofundador de Syntagma, Centro de estudios estratégicos.

1

Carlos Pérez Sanz

Socio del área de Information Technology y Compliance de ECIJA.

1

Raúl Rubio

Partner, Information Technology & Communications Baker & McKenzie

1

AirHelp incorpora su primer AI lawyer, abogado con Inteligencia Artificial, para gestionar las reclamaciones por retraso de vuelos

El lanzamiento de Lara optimizará las capacidades legales de la compañía permitiendo el crecimiento de sus servicios legales y su expansión en este mercado

Los ayuntamientos españoles pueden ahorrar hasta un 60% en gastos con tecnologías de smart cities

Los ayuntamientos españoles pueden ahorrar entre un 20% y un 60% de sus gastos gracias a la aplicación de tecnología digital en la gestión de agua, residuos, alumbrado, movilidad y edificación, según un estudio elaborado por la consultora KPMG en colaboración con la empresa tecnológica Siemens, que señala que la digitalización puede mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y, al mismo tiempo, permitir importantes ahorros en las arcas públicas.

La empresa española Lleida.net obtiene la patente de su método de contratación electrónica certificada en USA por un periodo de 20 años

La concesión consolida la presencia de Lleida.net en el mayor mercado mundial en derechos de propiedad y servicios tecnológicos. La firma tecnológica, que cotiza en el MAB (Mercado Alternativo Bursátil: LLN) desde hace dos años, refuerza su apuesta por el sector de la contratación electrónica.

feedburner

Reciba LAW & TIC de forma gratuita.

Atención al cliente: De lunes a viernes de 8:30 a 20:00 horas ininterrumpidamente. Tel 91 210 80 00 - 902 44 33 55 Fax. 915 78 16 17